UPA participa esta semana en el primer Foro Global del Decenio de la Agricultura Familiar

21/09/2022

El contexto de incertidumbre global obliga a apoyar el modelo familiar de producción de alimentos. “Solo con familias en los pueblos protegeremos nuestra soberanía alimentaria”, asegura UPA.

El mundo está inmerso en una compleja situación global. Acontecimientos con consecuencias de escala mundial, como el cambio climático, la pandemia o la guerra de Ucrania están poniendo a prueba las estructuras de toda la sociedad. En este contexto, la preocupación sobre la fortaleza de los sistemas agroalimentarios ha escalado posiciones en la opinión pública y en los debates políticos. “Una fortaleza cuyo sustento y fundamento debe estar en la agricultura y ganadería familiar”, como señalan desde UPA.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos participa desde hoy en el Foro Global del Decenio de la Agricultura Familiar, un evento online auspiciado por la FAO e IFAD y en el que participan organizaciones de todo el mundo. El objetivo de la cita es analizar los avances logrados en los tres años ya transcurridos del decenio y seguir reforzando el papel de la agricultura y la ganadería familiar como base de la alimentación en el mundo.

En lo que llevamos de decenio, desde 2019, se han articulado tres planes de acción regionales y 11 nacionales, así como 186 políticas, leyes y reglamentos para apoyar la agricultura familiar. A día de hoy, 53 países están trabajando activamente en la aplicación del Decenio, con la participación de más de 2.600 organizaciones de agricultores familiares –entre las que se encuentran UPA y FADEMUR–, ONG e instituciones públicas y de investigación.

La Agricultura Familiar en España
En el caso de España, la aplicación del Decenio es positiva en cuanto a la implicación de las asociaciones en su puesta en marcha o en la consideración de la población hacia el modelo familiar, pero aún queda mucho camino por recorrer en cuanto a avances en políticas públicas. Desde UPA llevan tiempo reclamando la aprobación de una Ley de Agricultura Familiar que proteja a este modelo frente a sus múltiples amenazas. “Una Ley que es urgente y cuya aprobación es perfectamente factible”, aseguran.

Con la pandemia, la guerra y ahora la inflación, el modelo familiar de producción de alimentos vuelve a reivindicarse como el que mejor garantiza la soberanía alimentaria, el más sostenible y el único que permite hacer frente al problema del despoblamiento. “Lo inteligente”, remarcan desde UPA, “es proteger los sistemas que más aportan a una sociedad, y la agricultura y ganadería familiar es un sistema digno de la máxima protección”.

Compartir